}
Suardi: Pioneros en temas relacionados a la homosexualidad y el medio ambiente : nombreBlog
El tiempo - Tutiempo.net
Morteros, Córdoba, Argentina /

Suardi: Pioneros en temas relacionados a la homosexualidad y el medio ambiente

El escritor Alberto Nin Frías que fue sepultado en Suardi junto al sacerdote Pedro Badanelli  que lo cobijo fueron pioneros en temas reacionados a la homosexualidad y el medio ambiente

Al cumplirse el 27 de marzo 80 años de la muerte del escritor uruguayo, nacionalizado argentino Alberto Nin Frías, la comuna de Suardi presentó un espacio dedicado al escritor en la «Casa de Mareilí», con el objetivo de reivindicar la importancia de la obra y potenciar la figura intelectual y dar inicio a acciones de rescate de sus pioneras obras sobre homosexualidad y ecología, además de novelas, ensayos y críticas sobre aspectos sociales y culturales. En el mismo acto rindieron homenaje al escritor local Eugenio Kriger.
A pesar de ser un adelantado desde su posición religiosa Alberto Nin Frías no fue reconocido como una de las figuras importantes que gozaba de un gran prestigio y admiración entre intelecturales como José Enrique Rodó, Juana de Ibarbourou, María Eugenia Vaz Ferreira, Gabriela Mistral y Miguel de Unamuno. Fue la escritora suardense Mareilí Sordello quien lo rescato del ocultamiento que venía sufriendo después de ser censurado a partir de sus obras vinculadas a la homosexualidad, lo que hizo que se radicara en Suardi en 1932 a partir de la amistad que tenía con el cura de la localidad Pedro Badanelli, quien también hace una defensa ética y estética del homosexualismo
Alberto Nin Frías, escritor y diplomático uruguayo, autor entre otros libros, de Un huerto de manzanas, El árbol, El culto al árbol y el polémico Alexis, en el cual trata un tema tabú para su tiempo: el homosexualismo. Después de «haber viajado suficientemente» pobre y olvidado acabó sus días en Suardi y en su tanatorio reposan sus restos», escribe la escritora Marili Sordello, que por obra de la casualidad uno de sus libros se titula Sordello Andrea, publicado en 1912.
Sordello Andrea es una novela autobiográfica donde Nin Frías relata sus años de infancia en Montevideo y su adolescencia en Londres. Para Nin Frías, Sordello Andrea era un poeta contemporáneo de Dante, que en la Divina Comedia aparece en las afueras de los siete círculos del Purgatorio. Pareciera una premonición que dos décadas más tarde se radicara en una población donde residía la familia Sordello y una de sus miembros sería una de las personas que terminaría rescatando su adelantada visión sobre la ecología y la homosexualidad.
Alberto Teodoro Antonino Augusto Nin Frías fue un diplomático, hombre de letras y profesor de lenguas vivas, de filosofía y moral, de historia y geografía de Iberoamérica, de literatura inglesa, en distintas universidades norteamericanas y en Montevideo. Metodista, difusor de la cultura anglosajona (vivió varios años en Inglaterra y Europa), fue autor de pioneros ensayos sobre la homosexualidad y promotor del culto al árbol. Escribió estudios religiosos, también sobre la naturaleza y sobre tópicos tales como los chicos de la calle de Buenos Aires. 

Desde Suardi 
trabajo en nuestra región
Sus pioneros trabajos sobre homosexualidad pusieron fin a su carrera literaria. Empobrecido y con una salud decadente, el 28 de febrero de 1933 se radica en Suardi, donde residía su amigo el cura jesuita Pedro Badanello, desde donde escribe cartas a su amigo Alfonso Rey diciendo que sus pesos habían desaparecido en la manos de un caballero de afuera y sus libros en las manos de libreros dignos de la cárcel.
También cuenta en esas cartas que juntaba algo de dinero dando una conferencia en Marull y que a la Corporación Colonia Naturalista Argentina de Miramar le escribió un folletito, Señas biográficas del profesor José Abentin, «la salud por el ayuno» en la que escribió la introducción impreso el 15 de julio de 1936 y en Balnearia se hizo cargo del periódico Pebeta. Vendía libros en Morteros de manera personal y ofreció conferencias, pero siempre su hogar era Suardi después de cada gira, donde nombre heredero universal y único albacea literario al Padre Badanelli.
Durante cuarenta años Felipe Mandolini, pintor, cada día de difuntos, pintó a la cal el túmulo. En 1977, cumplidos los cuarenta años de la muerte de Nin Frías, el presidente comunal Lider Soldano, levantó una tumba con una placa y un retrato del escritor. Al cumplirse setenta años del fallecimiento de Alberto Nin Frías, cuando en Montevideo y Buenos Aires prácticamente estaba olvidado, en Suardi se le rindió homenaje y fue sacado del ocultamiento en el mundo al conmemorarse en el día del libro los 70 años de su muerte.

Una mente visionaria
Hug Haguis en la obra traducida por la suardense Marta Pesce de Bargellini sostiene que el espiritualismo que profesaba Alberto Nin Frías lo llevó a dedicar varios ensayos al tema de la naturaleza, donde expresó una visión panteísta de la relación del hombre con ésta que puede ser considerada como un antecedente histórico del ecologismo. 
Las novelas que Alberto Nin Frías publicara aproximadamente entre 1911 y 1914 tienen el raro privilegio de ser las primeras ficciones explícitamente homoeróticas escritas en Uruguay y, muy probablemente, en Hispanoamérica. Aun cuando exteriorizan el deseo masculino hacia otros hombres, sus novelas no están enmarcadas por prólogos o estudios seudocientíficos que procuran la medicalización del sujeto, convirtiéndolo en un «caso» patológico a ser expuesto.  Nin Frías, en la figura de Sordello Andrea, alter ego del escritor, presenta al homosexual masculino no como un individuo enfermo y atormentado en el espacio de la clínica, el gabinete diagnóstico o los antros de «degeneración», sino como un destacado representante de lo que más adelante el autor llamará el «uranismo genuino»: un sujeto netamente viril, poseedor de una gran serenidad, paz interior y una innata superioridad moral y espiritual.
Alberto Nin Frías critica desde las páginas autobiográficas de Sordello Andrea, un sistema que, según entiende, homogeneíza a los individuos, exigiendo «a todos los hombres servir al Estado de la misma suerte». En el gobierno republicano existe siempre la tendencia a excluir la opinión contraria e ignorarla por completo. 
Es uno de los pocos defensores del lunfardo, anticipando que depurado será el idioma futuro y al mismo tiempo cuestiona las obras de escritores consagrados, oponiendo nuevas escrituras que introducen nuevas formas en la lengua literaria, recogiendo el lunfardo y los registros populares.
Muchos son los enigmas que quedan por resolver de esta figura hispanoamericana de la literatura partiendo del año de su nacimiento 1878 para los documentos de la iglesia y 1882 para otros. Las razones por la que nadie reclamo sus restos y pertenencias, quedando enterrado y oculto hasta que gente de Suardi empezó a averiguar. En Uruguay a partir de las averiguaciones realizadas por Mareilí Sordello comienza a surgir un cierto interés, mientras que en Buenos Aires donde escribió las obras sobre homosexualidad sigue siendo ignorado.
Por Hug Haguis traducido por Marta Pesce de Bargellini - José Assandri (Brecha)Una tumba perdida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para los lectores
Esperamos su comentario sobre esta noticia.
IMPORTANTE !!! Regionalisimo, NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, Regionalisimo se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Gracias por su aporte