Morteros, Córdoba, Argentina /
El tiempo - Tutiempo.net

El ADN en nuestro ADN: La huella del Covid- 19


Los otros humanos ocultos dentro del ADN humanoPor Alejandro Villarreal (*) y Manuel Wolson (**)

Los virus son difíciles de entender. Para hacerlo, sería conveniente catalogarlos. Pero los virus son muy difíciles de catalogar. Empecemos haciendo el universo un poco más chico. Las células que nos componen, al igual que a otros seres vivos, está formadas, básicamente, por 4 grupos de bio-moléculas: proteínas, azúcares, grasas y los ácidos nucleicos. Estos últimos, hacen al material genético. Los virus no son células, pero están formados por bio-moléculas que sólo pueden ser fabricadas por células. Siendo así, un virus no podría existir en un mundo sin células, ¿verdad? Necesita, inevitablemente, infectar.

Una célula tiene la maquinaria requerida para fabricar o procesar sus bio-moléculas, mientras que el virus no. Entonces, este necesita conseguir una maquinaria celular para poder garantizar su reproducción. Así, un virus viaja de célula en célula y de organismo en organismo hasta encontrar esa maquinaria. El origen evolutivo de los virus es aún un enigma, pero lo que está claro es que los virus están desde hace muchísimos años acompañando la evolución de los organismos celulares como nosotros. Tanto es así que dentro de nuestro material genético, también hay material genético viral. Vestigios de infecciones que ocurrieron hace miles de años.
En el núcleo de nuestras células hay material genético al que llamamos ADN (ácido desoxirribonucleico). En una célula humana hay 46 de esas moléculas a las que llamamos cromosomas, las cuales contienen toda la información necesaria para el funcionamiento de esa célula. Podemos separar al ADN en dos regiones según su función: a una región la llamamos «codificante» y a la otra «no-codificante». La codificante representa apenas el 1% de todo el ADN, el resto es no-codificante. El ADN codificante contiene la información para fabricar proteínas, las cuales se encargan de sostener la estructura celular, llevar a cabo reacciones químicas, etcétera. Hace no muchos años se creía que el ADN codificante era lo único que importaba o servía mientras que al resto se lo llamaba ADN-basura» (del inglés Junk DNA).
¿Qué hay en el ADN no-codificante? ¿Qué es toda esa «basura»? Hoy sabemos que estas regiones tienen muchas funciones, en general, regulatorias sobre las regiones codificantes. Pero a lo que queríamos llegar es que dentro de ese ADN no-codificante que ocupa el 99% de nuestro material genético hay también integrado ADN viral. Sí, así como lo leen. Tenemos ADN viral dentro de nuestro ADN humano y que ocuparía aproximadamente el 8% del total. Lo llamativo es que no es el ADN de algún virus que nos infectó durante nuestra vida, sino que son virus que han infectado a las poblaciones humanas en el pasado, de tal manera que el ADN viral se integró al ADN humano. Esto ocurrió hace muchísimos años y el ADN viral se hereda junto con el resto del ADN a través de las generaciones.
Ese ADN viral puede ser un problema porque puede generar daño a las células. No de la manera en que lo genera un virus que nos infecta hoy, sino dañando a nuestro ADN. ¿Cómo? El ADN de origen viral puede ir saltando de un lugar a otro integrándose en regiones importantes, como en el ADN codificante. Son tan peligrosos que nuestras células gastan energía y «dedicación» en mantener a ese ADN viral «apagado». Lo logra, con cierta eficiencia, pero muchas veces se escapan, lo que puede traer problemas.
A no asustarse. Este no es el problema actual con el Covid-19. Sólo queremos transmitir el mensaje, quizá perturbador, de que los virus son más parte nuestra de lo que creemos.
Dijimos que el virus necesita de la maquinaria celular para imprimir sus componentes y así reproducirse. Para esto, una célula tiene que poder entender el lenguaje del virus, es decir, tienen que ser compatibles. Y lo son. Entonces, es necesario entender cómo funciona la maquinaria celular para entender como el virus la utiliza y así, frenarlo.
(*) Doctor en Biología, investigador de Conicet, Instituto de Biología Celular y Neurociencias «Profesor Eduardo de Robertis (UBA-Conicet), Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires.
(**) Doctor en Biología, investigador de Conicet, Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (UBA-Conicet), Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires.
Compartir en Google Plus

Sobre Regionalisimo

Esperamos su comentario sobre esta noticia. Regionalísimo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Espacio para los lectores
Esperamos su comentario sobre esta noticia.
IMPORTANTE !!! Regionalisimo, NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, Regionalisimo se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.
Gracias por su aporte